RM Grupo Construcción


Actualidad
Escrito el 29/07/2014

La semana pasada, el Consejo de Ministros aprobaba la autorización definitiva que permitirá al Ministerio de Fomento firmar acuerdos de colaboración con las comunidades autónomas para ejecutar el Plan Estatal de Vivienda 2013-2016.

Según el propio Gobierno, este Plan Estatal tiene, entre otros objetivos, facilitar el acceso a la vivienda a los sectores de población con menos recursos y apoyar el alquiler como vía idónea para el acceso a la vivienda, sobre todo, para quienes tienen unos niveles de renta inferiores.

Además, también quiere fomentar la rehabilitación de edificios y la regeneración y renovación urbanas para mejorar la calidad de la vivienda, así como la eficiencia energética de edificios y ciudades para una mayor calidad de vida y ahorro energético, apostando por una economía de bajo consumo y en el cumplimiento de la Estrategia europea 2020. 

 

Inversión y efectos del Plan

 

Según explicó la ministra de Fomento, Ana Pastor, la semana pasada, el 70% de los fondos destinados a la aplicación de estos programas procederán del Estado y el 30% restante de las comunidades autónomas. Concretamente, 2.311 millones de euros en ayudas directas y para la subsidiación de planes anteriores, y 216 millones de euros adicionales de las autonomías, lo que hacen un total de 2.527 millones de euros de ayudas públicas.

Además, el Gobierno tiene prevista una inversión privada inducida, sobre todo en lo relacionado con rehabilitación y construcción de viviendas para el alquiler, de 1.268 millones de euros, que asciende el total de las ayudas hasta los 3.795 millones de euros.

En cuanto a los efectos, Fomento afirma que alrededor de 200.000 personas se beneficiarán de las ayudas al alquiler en estos tres años del plan, que servirá también para rehabilitar 50.000 viviendas. A su vez, el Gobierno prevé la concesión de 1.230 ayudas para la subsidiación de préstamos y la creación 36.000 puntos de trabajo directos. 

Un plan, siete programas

Según aseguran desde Fomento, el Plan Estatal de la Vivienda 2013-2016 contempla siete programas:

1) Programa de subsidiación de préstamos convenidos: es una ayuda que se descuenta de la cuota del préstamo hipotecario. El ministerio contempla el mantenimiento de estas ayudas de subsidiación concedidas en planes de vivienda anteriores, para facilitar a los deudores hipotecarios con menos recursos el pago de sus préstamos.

 

2) Programa de ayuda al alquiler: el objetivo es facilitar el acceso y la permanencia a la vivienda en régimen de alquiler a aquellos que tengan dificultades económicas. De este programa se beneficiarán las personas físicas mayores de edad con un límite de ingresos inferior a 3 veces el IPREM (22.365,42€), modulable según el número de miembros y la composición de la unidad de convivencia, para aquellos alquileres mensuales iguales o inferiores a 600 €. Las ayudas serán de hasta el 40% de la renta del alquiler, con un límite de 2.400 € anuales por vivienda y un plazo máximo de 12 meses prorrogable hasta el final del Plan. Tendrán preferencia las personas afectadas en los procedimientos de desahucios. 

 

3) Programa de fomento del parque público de vivienda en alquiler: el objetivo es la creación de un parque público de vivienda protegida de alquiler sobre suelos o edificios de titularidad pública. Los beneficiarios serán las Administraciones públicas, organismos públicos, ONG, fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública y empresas privadas con derecho de superficie. Las ayudas alcanzarán un máximo de 250€ por m2 útil de la vivienda, hasta el 30% del coste de la edificación con un máximo de 22.500 €/vivienda. Dentro del programa figuran viviendas de alquiler en rotación: para unidades de convivencia con rentas hasta 1,2 veces el IPREM (8.946,17€), cuyo precio del alquiler no superará los 4,7 € mensuales/m2 útil, y viviendas de alquiler protegido para unidades de convivencia con ingresos entre 1, 2 y 3 veces el IPREM (entre 8.946,17 y 22.365,42€), cuyo precio del alquiler no superará los 6€ mensuales/m2 útil. Además, al menos el 50% han de ser viviendas de alquiler en rotación.

 

4) Programa de fomento de la rehabilitación edificatoria: orientado al impulso de intervenciones, en edificios e instalaciones, que mejoren su estado de conservación, garanticen la accesibilidad y mejoren la eficiencia energética. Los inmuebles deberán ser anteriores a 1981, de uso residencial (al menos el 70% de su superficie) y ser el domicilio habitual de sus propietarios o arrendatarios. Los beneficiarios serán comunidades de propietarios, agrupaciones de comunidades o propietarios únicos de edificios de viviendas. Las ayudas serán de hasta 4.000€ por vivienda para la conservación; hasta 2.000€ por vivienda para la mejora de la eficiencia energética (5.000€ si se reduce en un 50% la demanda energética del edificio) y hasta 4.000€ por vivienda para mejora de accesibilidad. La cuantía no superará el 35% del presupuesto, a excepción de los casos de mejora de la accesibilidad, cuyo porcentaje será del 50%, con 11.000€ de máximo por vivienda.

 

5) Programa de fomento de la regeneración y renovación urbana: financian la realización conjunta de obras de rehabilitación en edificios y viviendas, de urbanización o reurbanización del espacio público o de edificación en sustitución de edificios demolidos, para un mínimo de 100 viviendas (a excepción de cascos históricos o núcleos rurales, por ejemplo). Podrán beneficiarse de este los responsables de la ejecución integral del ámbito de actuación: Administraciones Públicas, comunidades de propietarios, agrupaciones de comunidades, consorcios, entes o empresas privadas. Las ayudas serán un máximo del 35% del presupuesto, con un tope de 11.000€ por vivienda rehabilitada, de hasta 30.000€ por vivienda construida en sustitución de otra demolida y de hasta 2.000€ por vivienda para la obra de urbanización. Se podrán añadir 4.000€ anuales (máximo 3 años) por unidad de convivencia a realojar. 

 

6) Programa de implantación del informe de evaluación de Edificios (IEE): se pretende impulsar la implantación y generalización de un Informe de evaluación de los edificios (IEE), que incluya el análisis de las condiciones de accesibilidad, eficiencia energética y estado de conservación del edificio, mediante una subvención que cubra parte de los honorarios de los profesionales que lo emiten. Las comunidades de vecinos, agrupaciones de comunidades o propietarios únicos que realicen el informe de evaluación antes de 2017, se beneficiarán de una ayuda de 20€ por vivienda, con un máximo de 500€ por edificio, y del 50% del informe del edificio. 

 

7) Programa de fomento de ciudades sostenibles y competitivas: tiene por objeto la financiación de la ejecución de proyectos de especial trascendencia como la mejora de barrios, centros y cascos históricos, la sustitución de infraviviendas, eco-barrios y zonas turísticas. Los beneficiarios serán las administraciones públicas territoriales, propietarios de edificios de viviendas, comunidades de propietarios, consorcios y entes asociativos de gestión.

 

Noticia extraida de fotocasa.es


Escrito el 01/07/2014

Las altas temperaturas se empiezan a hacer notar ya a comienzo de verano. Lo mejor para evitar el calor en casa es realizar obras de aislamiento o instalar el aire acondicionado, sin embargo, existen algunos trucos que pueden ayudar a disminuir la sensación de agobio en la vivienda sin necesidad de hacer reformas…

 

1. Textiles refrescantes

Una elección adecuada de los textiles ayudará a disminuir la sensación de bochorno dentro del hogar. El algodón, lino o la gasa son algunos de los tejidos más ligeros y, usados en las fundas de sofá, cojines, manteles y ropa de cama, proporcionarán una imagen mucho más fresca y vaporosa. Además, apostar por los colores blancos, los tonos claros y los estampados alegres intensificará esa sensación.

 

2. Cortinas y persianas

Las cortinas no sirven sólo para dar intimidad, también actúan como elemento aislante protegiendo de los rayos del sol. Por eso, es importante que permanezcan echadas durante las horas centrales del día. Esto mismo es aplicable, en mayor medida a las persianas, que, además, impiden que tanto el vidrio como el marco exterior de la misma se calienten.

 

3. Toldos, sombrillas y pérgolas

Para ventanas, balcones, terrazas o patios. Los toldos, como las cortinas, absorben los rayos solares y evitan que los muros exteriores de la vivienda se calienten. Es importante acordarse de extenderlos antes de que empiece a calentar el sol y plegarlos al atardecer, para facilitar la ventilación. Las sombrillas y las pérgolas crean un espacio de sombra perfecto para desayunar, comer o descansar.

 

4. Aparatos de climatización

Frente al aire acondicionado, los ventiladores son más económicos, no necesitan instalación y pueden transportarse de una habitación a otra, como los aparatos de aire acondicionado portátil. Estos últimos cuentan con funciones de deshumidificación del aire y, aunque no son tan potentes como los splits, resultan perfectos para refrigerar estancias pequeñas.

5. Iluminación de bajo consumo

La elección del tipo de bombillas para iluminar los diferentes espacios también puede afectar a la temperatura del hogar. Así, las bombillas de bajo consumo y las luces LED desprenden menos calor que las incandescentes, un factor que en verano puede ser crucial.

 

6. Láminas solares

Estas películas de plástico se pegan en los cristales y reflejan los rayos del sol. De esta forma, se reduce considerablemente el calor en la vivienda, disminuyendo también el consumo energético producido por el uso de ventiladores.

 

7. Plantas y jardines, los pequeños aliados

Si se tiene jardín, se puede plantar algún árbol de hoja caduca que deje atravesar la luz en invierno y cree una agradable sombra en verano. Otras plantas, como arbustos y parras, contribuyen a disminuir la sensación térmica en la vivienda, al absorber parte del calor.

 

8. Otros gestos muy sencillos

Hay factores que determinan la temperatura de la casa, como la orientación de la vivienda o la existencia de un patio interior. Mover el sofá lejos de las ventanas, ventilar la casa durante la noche y cerrar herméticamente durante el día o apagar los aparatos que desprenden calor, como el ordenador o el horno, son pequeños gestos que ayudan a refrescar la vivienda.

 


Escrito el 30/05/2014

El número de hipotecas constituidas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad se situó en 16.625 el pasado mes de marzo, lo que supone un 2% más que el mismo mes de 2013, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha recordado que estas cifras proceden de escrituras públicas realizadas en meses anteriores.

Estos datos “son el primer síntoma de la ligera mejoría que notaremos este año en la concesión de crédito para la compra de vivienda”, según Beatriz Toribio, responsable de Estudios de fotocasa.

El avance interanual de marzo, que pone fin a 46 meses de caídas consecutivas, contrasta con el descenso del 33% registrado en febrero. No obstante, el INE ha señalado que convendría esperar a los datos de abril para analizar estos resultados, ya que la Semana Santa se ha celebrado este año en abril y el año pasado tuvo lugar en marzo.

“Desde finales de 2013 las hipotecas han vuelto a los escaparates de los bancos y a sus campañas publicitarias, algo que no se ha visto durante los últimos cuatro años. Es un cambio positivo que ya empiezan a registrar las estadísticas, pero hay que ser cautos porque si bien el crédito mejora, aún es limitado y son muchos los ciudadanos que no pueden acceder a él”, añade Toribio.

El importe medio de las hipotecas constituidas sobre viviendas alcanzó en el tercer mes del año los 102.397 euros, un 5,6% más que en igual mes de 2013, mientras que el capital prestado aumentó un 7,7% en tasa interanual, hasta los 1.702,3 millones de euros.

El número de hipotecas constituidas sobre viviendas se ha situado en 482 en marzo en Aragón, lo que representa una variación con respecto al mes anterior del 36,2%, tras Galicia (37,1%) y por delante Canarias (25,7%), según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Zaragoza, con un total de 359, es la provincia que más viviendas hipotecadas ha registrado, con un capital prestado de 43,4 millones de euros. A continuación se sitúa Huesca, con 65 viviendas hipotecadas y 5 millones de euros de capital prestado. En último lugar se coloca Teruel con 58 y 6,1 millones de euros.


Escrito el 09/05/2014
  • Una casa de 70 m² certificada como E consume unos 735 euros al año en climatización
  • Otra vivienda, pero con letra B, gasta 282 euros anuales en el mismo concepto
  • Aquellas calificadas con una G, la menos eficiente, pueden alcanzar hasta los 1.535 euros
  • Este consumo energético varía mucho en función de la localización geográfica

Casi la mitad de la energía que gastan las familias españolas está destinada a calentar y refrigerar sus hogares, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Esta situación, que varía dependiendo de la zonas geográficas, se hace ahora más evidente con el certificado de eficiencia energética, documento que califica una vivienda, local o edificio según la calidad de su envolvente y sus instalaciones, lo que, a la postre, se traduce en euros gastados al año en calefacción, refrigeración y agua caliente.

Una vivienda de aproximadamente 70 metros cuadrados concalificación energética E, la más abundante en España, tiene un gasto cercano a los 735 euros al año en calefacción, refrigeración y agua caliente, según el Ecobservatorio, la plataforma on line creada por la compañía Certicalia, encargada de procesar los datos recogidos en los más de 6.000 certificados energéticos realizados en toda España.

Para las viviendas o locales con letra B, el gasto se reduce hasta los282 euros anuales, mientras que los de la C llegan a 360 euros; a 464 los de la D y a 1.021 los de de la F. Por último, aquellas con calificación G consumen hasta 1.535 euros.

Reparto de consumos

\"Del gasto energético total destinado a la climatización de una vivienda, el 69% corresponde a calefacción, el 20% a calentar aguay el 11% a refrigeración\", corrobora Inés García, de Certicalia. A tenor de estos porcentajes, un propietario de un inmueble de 70 metros cuadrados y calificación E gasta 506 euros al año en calefacción, 150 euros en agua caliente y 82 euros en refrigeración.

No obstante, el consumo energético de una vivienda es muy diferente según la zona geográfica donde ésta se encuentre, debido a las condiciones climáticas. El Ecobservatorio indica que las comunidades con más consumo de calefacción son Castilla y León y Navarra. En el extremo opuesto se encuentran Andalucía y Canarias, con hogares con un gasto en calefacción por debajo de la media nacional. En cuanto a refrigeración, son Canarias y la Comunidad Valenciana las comunidades que más utilizan el aire acondicionado

De cara a la rehabilitación y a las mejoras destinadas a un mayor rendimiento energético, en las viviendas de Castilla y León y Navarra habría que incidir en el aislamiento de la envolvente y en el rendimiento de las instalaciones de calefacción, aconseja el Ecobservatorio. En Canarias o la Comunidad Valenciana, \"sería interesante rehabilitar pensando en la protección del sol, con orientaciones favorables y ventilaciones cruzadas\", dice García.

Eduardo Perero, vicepresidente de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), considera que las medidas de mejora deben ir enfocadas a los cambios de instalaciones en calefacción, \"que requieren generalmente una inversión menor y un retorno más corto\". \"Ahora bien\", añade, \"los cambios de la envolvente permiten alcanzarconsumos mucho menores y son, por regla general, más eficientes\". \"Si bien es cierto\", matiza Perero, \"que estos demandan una inversión mayor y su retorno económico es más lejano, además de las dificultades técnicas que en ocasiones presentan\".

Diferentes lecturas

Pese a la información de valor que recibe el potencial inquilino o propietario, resumida en la etiqueta energética, identificada por un código de colores y letras, que va desde la A (más eficiente) a la G (menos eficiente), similar a la de los electrodomésticos, \"todavía se necesita mucha pedagogía para que el ciudadano sepa interpretar los datos\", apunta Alberto Coloma, gerente de la Fundación La Casa que Ahorra. Y es que la etiqueta no sólo muestra un valor en forma de letra sino que indica dos datos importantes: uno de emisiones de CO², expresada en kilogramo de CO²/m² año, y otra de consumo de energía expresado en kWh/m² año. De esta forma, cada letra no implica un único valor, sino que alcanza un rango de valores.

\"Creo que la información numérica no es comprensible para el ciudadano medio\", recalca Coloma. Y lo justifica: \"El dato de emisiones de CO² no le va a decir nada al propietario y el de consumo, expresado en kWh/m² año, difícilmente puede darle una idea de la importancia de la factura energética que tendrá que soportar\". No obstante, y aunque la comprensión se limita a la letra, \"puede servir para estimular su concienciación sobre el elevado consumo energético de su vivienda y las posibilidades de mejora que tiene\".

También hay que tener en cuenta que existen diferencias de lecturas energéticas entre viviendas con una misma letra. La calificación señala un rango de consumo medio potencial, \"pero es el comportamiento y el uso de los habitantes de una vivienda lo que marca que el consumo sea mayor o menor\", asegura Perero.

 

Noticia extraida de elmundo.com


|
|
|
|
|
|
|
8
|
|

Busca tu inmueble
Tipo de inmueble
Localidad
Promoción
Precio
Estado
Texto libre
Suscribete al newsletter
Logotipo RM Grupo | Automoción


RM Construcción: Polg. Los Hostales, nº2/18 - 44195 Teruel
RM Inmobiliaria: C/ Tomás Lozano, 1 (Esquina San Juan) 44001 Teruel - 978 60 78 71
RM Inmobiliaria: Avda. Ruiz Jarabo, 6 44002 Teruel - 978 22 79 65
RM Grupo | Construcción - aviso legal
T. 902 02 05 08 - info@rmconstruccion.es